Hierbas Aromáticas: Propiedades Curativas

salud, curativo, hierba, medicinal, llamadevida

Hierbas medicinales y curativas

 

A medida que se han perfeccionado las técnicas de microanálisis químico, aumentó de manera asombrosa el conocimiento de muchos compuestos de los que se sospechaba un poder curativo, pero que nunca había podido ser confirmado más que por el uso tradicional.

De este modo hoy sabemos que existe una poderosa sustancia antimicrobiana en el ajo, que el romero posee un compuesto efectivo para elevar la presión arterial si ésta es baja, o que la equinácea es un poderoso antibiótico de amplio espectro, por mencionar sólo tres ejemplos de un universo que, bien mirado, no debería resultar tan asombroso, especialmente si se tiene en cuenta que la gran mayoría de los medicamentos que hoy podemos comprar en las farmacias bajo la forma de comprimidos, pomadas, inyectables y cualquier otra presentación están basados en un compuesto curativo que fue extraído de algún vegetal.

De las hierbas aromáticas se utilizan las hojas para aderezar los alimentos, y pueden usarse frescas o secas. Frescas suelen condimentar los platos de un modo más sutil; secas dejan una impronta más intensa en las preparaciones culinarias. La mayoría de ellas son de origen mediterráneo.

SALVIA: Se la considera la reina de las plantas aromáticas. Sus aplicaciones son conocidas desde la antigüedad. La salvia tiene propiedades diuréticas, digestivas, antisépticas y carminativas, entre muchas otras. Además, estimula el apetito y tiene muchos componentes antioxidantes. Reduce la sudoración excesiva y combate el mal aliento con enjuagues bucales. Influye en la producción de testosterona, por lo que es un buen aliado de la fertilidad, y antiguamente se incluía su aceite esencial en perfumes y ungüentos como afrodisíaco por sus cualidades de regulador hormonal. Ver más

TOMILLO: El uso más común es para la digestión y el sistema respiratorio,  por las propiedades carminativas, antisépticas, expectorantes, mucolíticas y  su poder para reducir gases, aerofagias.
Puede aplicarse incluso en heridas abiertas. Ayuda a equilibrar el cuero cabelludo, eliminando problemas de caspa. Se emplea también en problemas bucales como aftas o gingivitis. Las propiedades antimicóticas del tomillo, unidas a las antisépticas, le permiten tratar vaginitis e infecciones por Candida albicans.
El timol presente en el tomillo tiene propiedades antirreumáticas y antiinflamatorias. Y la naringenina a su vez favorece la circulación, siendo de gran ayuda en personas con problemas de riego. Posee a su vez propiedades antioxidantes, y por consiguiente, antienvejecimiento.
Antiguamente el tomillo se empleaba para combatir parásitos intestinales. Muy eficaz como preventivo de procesos gripales y catarrales. Ver más

ALBAHACA: La albahaca favorece las digestiones pesadas, estimula el apetito e incluso controla las nauseas de leves a moderadas. Además, el consumo de albahaca resulta muy recomendable tras una diarrea, pues ayuda al intestino a regenerarse y restablecer su equilibrio con mayor rapidez.
Los beneficios de la albahaca sobre el sistema nervioso se deben fundamentalmente a su acción sedante suave, la cual además de ayudar a la conciliación del sueño, siendo una planta indicada en casos de insomnio leve o moderado, y permite controlar vértigos y mareos siempre y cuando sean de origen nervioso.
Otras propiedades de la albahaca menos conocidas están relacionadas con el aparato excretor urinario. Los principios activos de la albahaca ejercen una acción antiinflamatoria sobre las mucosas de las vías urinarias, produciendo alivio en las molestias de los catarros de vejiga y de las infecciones urinarias, si bien no cura estas últimas por sí sola.
Mediante uso tópico, la albahaca se emplea como antirreumático y también para ayudar a la curación de heridas y grietas en los pezones de las madres lactantes.

ROMERO: Por sus efectos sobre el aparato circulatorio y su acción antiinflamatoria, el romero se emplea en la dismenorrea (menstruaciones difíciles y escasas).
El uso en la cocina de esta planta no sólo obedece a sus virtudes aromáticas. El romero tiene propiedades digestivas diversas, siendo carminativo y antiespasmódico, a la vez que alivia meteorismos y aerofagias.
Suele emplearse con otras plantas para aliviar síntomas catarrales o gripales por sus propiedades antibacterianas. También se usa para aliviar dolores de cabeza.
Las propiedades bactericidas y fungicidas del romero le convierten en una planta muy empleada en diversas patologías de la piel, como puede ser la caspa. Además, por uso tópico, ayuda a frenar algunos tipos de alopecia. Ver más

Podemos prevenir y curar muchas enfermedades utilizando las plantas medicinales, prescindiendo de la química, que muchas veces sólo enmascara los síntomas o incluso perjudican otras partes del cuerpo.

FUENTES: http://alimentosparacurar.com/

http://Plantasmedicinales.net/